Qué hacemos

Nuestra labor es restablecer e impulsar los derechos de niños, niñas y adolescentes de todo Chile.

DIAGNÓSTICO AMBULATORIO
(DAM)

El DAM evalúa la existencia de la grave vulneración de derechos y asesora al Tribunal de Familia en el ámbito proteccional y penal, en el ingreso de niños, niñas y adolescentes menores a 18 años, víctimas de vulneraciones constitutivas de delito evitando la victimización secundaria de estos en el proceso de investigación y sanción a los agresores siendo un modelo que exige especialización para dar cumplimiento a los estándares establecidos por el sistema judicial.

CENTROS RESIDENCIALES
(REM-RLP)

Nuestra residencias atienden a niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos y que han debido ser, temporalmente, separados de sus familias de origen en función de otorgarles protección y cubrir sus necesidades bio-sicosociales básicas.

REM-PER: Para niños, niñas y adolescentes entre los 6 y 18 años de edad, enfocada en la reinserción del niño en su propia familia.

RLP-PER: Residencia de Lactantes y Prescolares

Casas de acogida: Utilizadas por mujeres y sus niños, víctimas de violencia intrafamiliar grave y que requieren temporalmente de un lugar seguro y que les brinde una atención psicológica reparatoria.

PROGRAMA DE REPRESENTACIÓN JURÍDICA (PRJ)

Esta modalidad tiene como objetivo y labor representar jurídicamente al niño en sede proteccional y en sede penal, así como facilitar el acceso a la justicia a los niños, niñas y adolescentes víctimas de vulneraciones de derechos, sean éstas constitutivas o no de delito, mediante la representación jurídica de los mismos ante Tribunales de Familia, Tribunales con competencia en lo penal y Tribunales Superiores de Justicia, según corresponda, y mediante la asesoría legal a programas de cuidado alternativo.

PROGRAMA DE INTERVENCIÓN ESPECIALIZADA (PIE)

El programa de Intervención Integral Especializada, es una modalidad de intervención ambulatoria, que se orienta a la reparación del daño ocasionado por graves vulneraciones de derechos, como negligencia grave, abandono y explotación a través de la interrupción de vulneraciones, el desarrollo de competencias de los adultos a cargo para el ejercicio de la protección y la intervención psicosocial y terapéutica reparatoria con los niños, niñas y adolescentes, todo ello se realiza en coordinación con sectores complementarios, (salud, educación, protección social, entre otros).

PROGRAMA DE REPARACIÓN EN MALTRATO
(PRM)

Consiste en intervención psicoterapeutica y social, se orienta a reparar el daño que han sufrido los niños, niñas y adolescentes producto del maltrato físico o psicológico grave y/o agresión sexual. Además de la intervención, los programas deben activar los mecanismos jurídicos con el fin de que las víctimas puedan acceder a la justicia. Cabe destacar que en estos programas también es necesario el vínculo con los adultos responsables. Respecto de las entidades derivadoras, el 100% corresponde a los órganos de justicia ya sea Fiscalía o Tribunales.

PROGRAMA DE PREVENCIÓN FOCALIZADA
(PPF)

El programa interviene ante situaciones de vulneración de derechos de carácter moderado y relacionadas con el contexto familiar que afecten a niños, niñas y adolescentes y que no ameritan necesariamente la separación del grupo familiar. Por ejemplo: maltrato psicológico leve a moderado, testigo de violencia intrafamiliar no constitutiva de delito, maltrato físico leve a moderado sin denuncias actuales en fiscalía o policía, negligencia moderada no crónica, entre otras. 

PROGRAMAS DE FAMILIAS DE ACOGIDA
(FAE)

Estos programas trabajan con niños y niñas de alta vulnerabilidad, quienes deben ser separados de sus familias de origen. A los cuales se les busca e instala en una familia externa o en su familia extensa, por un periodo transitorio, manteniendo también un trabajo de intervención con su familia de origen en la perspectiva de una posible reintegración familiar. Este programa es una alternativa a las residencias y una opción para los Tribunales de Familia.

CASAS DE ACOGIDA

Las casas de acogida son utilizadas por mujeres y sus niños que han sido víctimas de violencia intrafamiliar grave y que requieren, temporalmente, un lugar seguro y que les brinde una atención psicológica reparatoria.

Las ingresadas a este programa han sido derivadas desde Tribunales de Familia, Fiscalías y Servicio Nacional de la Mujer.